Feugiat nulla facilisis at vero eros et curt accumsan et iusto odio dignissim qui blandit praesent luptatum zzril.
+ (123) 1800-453-1546
info@example.com

Related Posts

astenia primaveral

Astenia primaveral en los mayores

La astenia se define como una sensación de debilidad, cansancio y fatiga tanto física como psíquica, que afecta principalmente a personas entre 25 y 50 años, con mayor frecuencia a mujeres, aunque también puede afectar a niños y personas mayores.

Por tanto, la astenia primaveral es aquella que presenta las molestias mencionadas al inicio de esta estación, fundamentalmente en los meses de marzo y abril.

Síntomas de la astenia primaveral

Somnolencia, irritabilidad, cansancio o apatía son algunos de los síntomas más frecuentes de la astenia primaveral. También pueden aparecer en este estado un tono vital bajo, fatiga intelectual, dificultad de concentración y atención, trastornos del sueño, de la memoria y del apetito.

Causas de la astenia primaveral

Se cree que el aumento de la temperatura ambiental, el mayor número de horas de luz, los cambios atmosféricos y el cambio de horario son factores que predisponen a la astenia primaveral.

Aunque se desconoce la causa exacta, se ha implicado a algunas hormonas, como la melatonina, las endorfinas y la serotonina, y a la alteración de los ritmos circadianos del organismo, nuestro reloj biológico interno, que necesita unas semanas para readaptarse a la nueva estación del año. 

En realidad no se puede afirmar que sea una enfermedad por sí misma, pues no hay ningún estudio científico que lo demuestre. Más bien se considera un trastorno adaptativo del organismo a estos cambios ambientales.

Recomendaciones

Para evitar este trastorno o adaptarse a él si está presente, aquí se ofrecen unas sencillas recomendaciones y hábitos de vida saludables:

  • horarios regulares de sueño y vigilia
  • realizar ejercicio físico moderado diariamente
  • mantener una alimentación saludable, variada y equilibrada y un horario fijo para las comidas
  • no saltarse el desayuno y evitar sustancias estimulantes como alcohol, tabaco, café y bebidas excitantes
  • beber agua en cantidad suficiente, equivalente a unos ocho vasos al día
  • intercalar periodos de descanso entre las actividades diarias
  • tomar el sol unos 10 minutos al día y disfrutar del buen tiempo y de las actividades al aire libre
  • no automedicarse

La astenia primaveral no suele durar más de unas dos o tres semanas. Si no se asocia a otros síntomas de otras enfermedades o es muy prolongado y muy intenso, no es necesario acudir a la consulta del médico ni tomar ninguna medicación ni ningún suplemento alimenticio.

 

Bibliografía

SEMFYC. Sociedad Española de Medicina Familiar y Comunitario

Sin comentarios
Escribir un comentario
Nombre
E-mail
Website