Feugiat nulla facilisis at vero eros et curt accumsan et iusto odio dignissim qui blandit praesent luptatum zzril.
+ (123) 1800-453-1546
info@example.com

Related Posts

buen-uso-de-los-medicamentos

Buen uso de los medicamentos

Un buen uso de los medicamentos es clave para el bienestar y la salud del mayor. Casi el 90% de las personas mayores de 65 años consume medicamentos a diario y es habitual que muchas sean tratadas con varios fármacos, circunstancia que aumenta el riesgo de interacciones medicamentosas y de efectos adversos. Además, los medicamentos se comportan en las personas mayores de manera diferente que en la población más joven. Todo esto obliga ser muy cuidadosos y a tener en cuenta una serie de consejos.

 

Consejos para el buen uso de los medicamentos

– Seguir exclusivamente el tratamiento indicado por el médico.

– No guardar medicamentos que no se deben tomar.

– Disponer de una lista de todos los fármacos que se toman donde figure el nombre, el motivo, la dosis, la frecuencia de administración, la fecha de inicio del tratamiento y hasta cuándo se debe seguir.

– Si se siguen tratamientos con productos naturales, hay que informar al médico o farmacéutico, ya que pueden afectar al tratamiento de base.

– Debe conocerse bien la técnica de administración, lo cual implica a veces una formación específica, por ejemplo para administrar medicamentos inhalados o inyecciones subcutáneas.

– Debe tenerse en cuenta el momento del día en que se toman los fármacos. Si no se indica claramente, hay que preguntar al médico o farmacéutico, dado que puede ser importante tomarlos por la mañana o por la noche.

– Cuando se comienza o finaliza un tratamiento hay que estar alerta ante la aparición de posibles efectos adversos o interacciones entre medicamentos.

– Deben respetarse las condiciones de conservación recomendadas por el laboratorio fabricante y dedicar un espacio seguro para guardar los medicamentos.

–  Para hacer un buen uso de los medicamentos tampoco hay que manipular los comprimidos–fraccionarlos, por ejemplo- a no ser que lo haya indicado el médico.

– Si se utilizan jarabes o suspensiones orales, hay que emplear los dispositivos dosificadores (cucharas ranuradas, jeringas orales, etc.) que se incluyen en el envase y no cucharas domésticas.

– Habitualmente se pueden administrar los medicamentos con las comidas, pero hay fármacos que se deben tomar fuera de ellas a fin de evitar interacciones entre medicamentos y alimentos o para favorecer la absorción.

– Para tomar píldoras o comprimidos, lo mejor es tragarlos bebiendo agua abundante y no con otros líquidos.

– Hay que cumplir estrictamente los horarios de administración si los medicamentos necesitan tomarse con una frecuencia horaria, o en las comidas si así lo indica el médico.

– Si se suspende un tratamiento o no se ha seguido en la forma indicada hay que informar de ello al médico.

– Informarse bien sobre qué hacer si se olvida una dosis.

– Si se presenta una situación adversa como náuseas, vómitos, somnolencia, etc., y se considera que puede estar relacionada con el tratamiento, hay que preguntar al médico si puede suspender de forma repentina.

 

Bibliografía:

Centre d’Informació de Medicaments de Catalunya (CedimCat). Utilización de medicamentos para la gente mayor.

Organización Panamericana de la Salud (PAHO). Los adultos mayores y el consumo de medicamentos.