Feugiat nulla facilisis at vero eros et curt accumsan et iusto odio dignissim qui blandit praesent luptatum zzril.
+ (123) 1800-453-1546
info@example.com

Related Posts

alzheimer leve

¿Cómo ayudar a tu familiar con Alzheimer leve en su día a día?

La enfermedad de Alzheimer atraviesa distintas fases a lo largo de su progresión. Para el cuidador cada una de esas fases implica poner en práctica diferentes estrategias.

La primera fase de la enfermedad es la que se conoce como Alzheimer leve, en la cual los síntomas de deterioro cognitivo ya resultan evidentes. Tiene una duración aproximada de unos dos años y la memoria falla con frecuencia, de modo que la persona no recuerda acontecimientos recientes importantes, como la visita de algún familiar o el lugar donde pasó las últimas vacaciones; se olvida de citas médicas y hace repetidamente la misma pregunta. Puede cometer errores para recordar el día de la semana o el mes, pero recuerda con facilidad otras cosas como su dirección o el nombre de famosos que ve en la televisión.

Se trata de personas que todavía pueden ser independientes para desarrollar actividades cotidianas, aunque sus capacidades mentales pueden exigir que otros supervisen su economía doméstica, sus facturas, etc.

Si bien las fases previas del deterioro cognitivo comportan cierto grado de ansiedad o estrés, en la fase de Alzheimer leve la persona suele mostrar una menor reacción emocional, que puede estar relacionada con la negación de su propio deterioro. En este sentido, es habitual que renuncie a participar en actividades o conversaciones. Esta tendencia al aislamiento se acompaña a veces con cambios de humor.

Consejos para el cuidador

La paciencia, la empatía y la comprensión son fundamentales para los cuidadores de las personas con Alzheimer . Estos son algunos de los consejos que pueden ayudarte a cuidar a tu familiar con Alzheimer leve:

  • Rutinas diarias: es preciso dejarles realizar autónomamente sus rutinas diarias, como la higiene personal o la elección del vestuario. Ello puede proporcionarles seguridad en sí mismas.
  • Paciencia: es necesario tener siempre presente que las repeticiones de preguntas y los descuidos no tienen intención de molestar, sino que son consecuencia de la enfermedad, de manera que contestarles de forma brusca no resuelve nada y únicamente fomentará que la persona se sienta frustrada al no comprender la reacción del cuidador.
  • Comunicación: para comunicarnos con ellas es importante respetar sus tiempos y prestarles atención cuando hablan. Asimismo, es necesario hablarles con frecuencia para evitar el aislamiento. Hay que mantener el contacto visual, prestar atención al lenguaje corporal y contestar con calma a sus preguntas.
  • Comprensión: no se les debe hacer varias preguntas a la vez, sino solamente una y esperar contestación. Tampoco hay que forzar el diálogo si la situación no lo hace posible.
  • Sentido del humor: siempre sin ridiculizar, y restando importancia a sus olvidos o errores con bromas que puedan comprender.

Finalmente, es esencial pedir ayuda a familiares, amigos o profesionales especializados cuando el cuidador no se vea capaz de afrontar la situación.

Bibliografía

Fundació ACE  www.fundacioace.com

Confederación Española de Alzheimer (CEAFA) www.ceafa.es

Sin comentarios
Escribir un comentario
Nombre
E-mail
Website