Feugiat nulla facilisis at vero eros et curt accumsan et iusto odio dignissim qui blandit praesent luptatum zzril.
+ (123) 1800-453-1546
info@example.com

Related Posts

cuidado-de-la-piel-del-mayor-en-invierno

Cómo cuidar la piel del mayor en invierno

Las personas mayores se enfrentan a un mayor riesgo de lesiones e infecciones cutáneas debido a que su piel es más frágil, más seca y menos elástica. El proceso de envejecimiento afecta a la piel de diversas maneras:

  • La capa externa o epidermis es cada vez más delgada.
  • Los vasos sanguíneos de la dermis son más frágiles, lo que favorece la aparición de hematomas.
  • Las glándulas sebáceas producen menos aceite, lo cual reseca la piel.
  • La capa de grasa debajo de la piel se adelgaza, de manera que hay menor aislamiento y amortiguación, y reduce la capacidad de conservar la temperatura corporal.
  • Los cambios en el tejido conectivo disminuyen la resistencia y la elasticidad de la piel de los mayores.
  • La cantidad de células que contienen pigmento disminuye y las que quedan aumentan de tamaño, lo que da lugar a que la piel de las personas mayores tenga un aspecto más delgado, pálido y traslúcido.
  • Las glándulas sudoríparas producen menos sudor.

Si bien en verano las recomendaciones se fundamentan en protegerse de los rayos solares, en los meses de invierno, cuando la piel de los mayores es más delicada a causa de la pérdida de fibras elásticas y colágeno, lo principal es protegerla del frío y de la humedad. Para ello será necesario tener en cuenta las siguientes recomendaciones:

Hidratar

Es esencial tanto por dentro como por fuera. Las personas mayores necesitan más cantidad de agua en su cuerpo, por lo que deben beber al menos dos litros de líquido al día para evitar que la piel se reseque. A nivel tópico, es recomendable utilizar cremas hidratantes.

Mantener la higiene

El aseo frecuente es necesario y hay que tener especial cuidado a la hora de secar adecuadamente los pliegues cutáneos, preferiblemente con suaves toques de la toalla y sin frotar la piel. Se deben evitar productos secantes como colonias, lociones con alcohol o polvos de talco.

Cuidar la alimentación

Se recomienda una alimentación sana y equilibrada, abundante en líquidos, frutas y verduras, así como alimentos con antioxidantes que ayuden a retrasar o a prevenir el envejecimiento de la piel.

Proteger la piel

Al salir a la calle hay que usar ropa de abrigo, guantes y, si es posible, aprovechar las horas centrales del día, cuando la temperatura es menos fría.

Examinar la piel

Observar la piel del mayor con cuidado permitirá detectar a tiempo posibles lesiones cutáneas que deberán consultarse con el médico.

 

Bibliografía:

Sociedad Española de Geriatría y Gerontología. Cuidado de la piel del mayor https://www.segg.es/ciudadanos/2014/02/24/la-piel-del-mayor-claves-para-cuidarla

Observatorio de Hidratación y Salud. Hidratación en las personas mayores http://seegg.es/Documentos/recomenda_anciano/hidratacion_mayores.pdf

MedLine Plus. Cambios cutáneos debidos al envejecimiento https://medlineplus.gov/spanish/ency/article/004014.htm

Sin comentarios
Escribir un comentario
Nombre
E-mail
Website