Feugiat nulla facilisis at vero eros et curt accumsan et iusto odio dignissim qui blandit praesent luptatum zzril.
+ (123) 1800-453-1546
info@example.com

Related Posts

Consejos para preservar la salud de los mayores durante las fiestas navideñas

Consejos para preservar la salud de los mayores durante las fiestas navideñas

Se acercan las fiestas navideñas y crece el deseo de compartirlas con nuestros allegados, celebrando Nochebuena, Navidad, Año Nuevo o el día de Reyes. Estas fechas entrañables son ideales para entregar amor y solidaridad a quienes nos aprecian y apreciamos, pero tomando ciertas precauciones para que la felicidad sea completa para todos.

Para las personas mayores, este es un periodo muy especial. Junto con los niños, los mayores son el grupo que más disfruta de estas fiestas. En algunos casos por cuestiones religiosas, en otros por sus recuerdos de toda la vida, pero de manera especial, por la oportunidad que constituye de reunirse con sus familiares, de tener cerca a hijos, nietos y bisnietos. Por el motivo que sea, la Navidad es para muchos mayores un estímulo anímico muy intenso.

Para que los momentos de calidad y la ilusión sean los únicos protagonistas de estos días, basta con seguir algunas recomendaciones. En Sanitas Mayores hemos preparado una lista de consejos para preservar la salud física y emocional de los mayores durante las navidades.

8 consejos para cuidar la salud de los mayores en Navidad

  • Dado el significado que tienen las fiestas para las personas mayores, hay que evitar que se sientan solos, a no ser que sea lo que ellos deseen. La soledad no deseada tiene un impacto muy negativo sobre el estado de ánimo a cualquier edad y en cualquier fecha, e incluso más a edad avanzada y en fechas como estas. Por lo tanto, es básico juntarse con nuestros mayores para comer, repartir regalos y, en definitiva, disfrutar.
  • Es importante que participen en la preparación de todo lo que rodea la Navidad, ayudando a elaborar comidas y cenas, colaborando en la decoración de la casa, comprando regalos o cuidando de los más pequeños. Siempre es positivo que se sientan útiles y que su labor sea reconocida como merece.
  • El ajetreo de estos días puede provocarles en algunos casos cierto grado de ansiedad, dado que es un cambio notable respecto a sus rutinas. Por ello, la familia debe entender el significado que tiene la Navidad para ellos, mostrar empatía y adaptarse a su manera de vivirla. Del mismo modo que las fiestas pueden aportar felicidad, estas fechas también traen a la memoria recuerdos del pasado y de seres queridos que ya no están con nosotros, lo cual también puede afectar a su bienestar emocional. La comprensión, el apoyo y la compañía deben entonces ejercer de contrapeso para que se sientan arropados.
  • En este mismo contexto, es conveniente que los mayores no se alejen excesivamente de sus costumbres, rutinas y horarios habituales, y que las fiestas no alteren demasiado su ritmo de vida.
  • Un aspecto clave que no puede dejarse de lado es la alimentación. En estas fechas abundan las comidas copiosas, las bebidas y los dulces. Aunque en algunos casos se pueda hacer alguna pequeña excepción y permitir algún antojo, es importante evitar los excesos y que su dieta no sufra cambios que sean perjudiciales para su salud. Para saber más al respecto, recomendamos este artículo sobre la alimentación de las personas mayores en Navidad.
  • Tampoco se puede olvidar su estado físico, por lo que será necesario mantener los hábitos de actividad física, paseos, etc. que tengan como costumbre. Esto puede convertirse en otro momento para compartir, ya que a todas las edades se necesita moverse un poco después de las comidas y las horas en casa.
  • En el caso de los mayores que viven en residencias, también es fundamental mantener el contacto con ellas. Allí están en compañía de otros mayores y de los profesionales y cuidadores que les entregan su confianza, pero se pueden sentir igualmente solas si no tienen el necesario contacto con sus familiares. Si es posible, hay que sacarlas para que se junten con los demás en las celebraciones. En caso contrario, hay que visitarlos siempre que se pueda -teniendo en cuenta las restricciones y las recomendaciones sanitarias-, y compartir algunos minutos con videollamadas o llamadas telefónicas.
  • Por último, es inevitable mencionar el COVID-19. El pasado año, por primera vez en la vida de mucha gente, las Navidades fueron más deslucidas que nunca por culpa de la pandemia. Este año la situación es algo distinta gracias a la vacunación, pero eso no implica que se deba bajar la guardia. Más allá de estar vacunados -tanto los mayores como el resto de los familiares que vayan a reunirse-, siguen siendo esenciales las medidas de protección: uso de mascarilla, distancia social, higiene de manos y ventilación de interiores. También es recomendable reducir el número de personas en las reuniones, y prestar atención a los posibles síntomas. Proteger a los mayores implica protegernos todos.

Todos estos consejos ayudarán a que las Navidades sean más seguras y saludables para los mayores, tanto en el plano físico como en el emocional. El mejor regalo es mantener intacta la salud, para poder seguir compartiendo momentos juntos.

Ahora más que nunca, la seguridad de estar en buenas manos https://mayoressanitas.es

Bibliografía

Ministerio de Sanidad. Campaña coronavirus. #ElMejorRegaloEsCuidarnos.

https://www.mscbs.gob.es/campannas/campanas20/ElMejorRegaloEsCuidarnos.htm

Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios. Información general sobre test de diagnóstico de COVID-19.

https://www.aemps.gob.es/la-aemps/ultima-informacion-de-la-aemps-acerca-del-covid%E2%80%9119/informacion-general-sobre-tests-de-diagnostico-de-covid-19/