Feugiat nulla facilisis at vero eros et curt accumsan et iusto odio dignissim qui blandit praesent luptatum zzril.
+ (123) 1800-453-1546
info@example.com

Related Posts

900 533 416 Servicio de atención al cliente

Consejos para una buena salud cardiovascular

Nuestro corazón es el músculo encargado de bombear sangre a todas partes del cuerpo. Con el paso de los años no es raro que su función se vaya deteriorando, puesto que se van produciendo cambios tanto en el propio corazón como en los vasos sanguíneos.

Sin embargo, además de la edad y el género –los hombres tienen mayor riesgo que las mujeres-, desde hace décadas se conocen varios factores que aumentan las probabilidades de desarrollar problemas cardiovasculares. Los más importantes son:

  • Los niveles altos de colesterol
  • La hipertensión
  • La diabetes
  • La obesidad
  • El sedentarismo
  • El consumo de tabaco

Todos estos factores se pueden prevenir o modificar con hábitos saludables o, si es preciso, con medicación. En este contexto, veamos cuales son los principales consejos para una buena salud cardiovascular en personas mayores:

Consultar con el médico

Es fundamental visitarlo de manera regular para que controle los niveles de colesterol, azúcar y presión arterial, recetar los medicamentos que se necesiten y proporcionar información sobre hábitos saludables.

Dieta sana

Lo que comemos está muy relacionado con una buena salud cardiovascular. Lo recomendable es seguir una dieta equilibrada, rica en frutas, verduras, pescado y aceite de oliva. Es preciso reducir las grasas saturadas, presentes en las carnes rojas, los embutidos, los alimentos precocinados o la bollería industrial. De este modo será más fácil tener niveles bajos de colesterol. También conviene comer pocos dulces y usar poca sal, para así reducir el azúcar y la presión arterial.

No fumar

Está demostrado desde hace muchos años que el tabaco es muy perjudicial para el corazón, los vasos sanguíneos y otros muchos órganos de nuestro cuerpo. Nunca es tarde para abandonar este hábito nocivo.

Practicar ejercicio

A no ser que el médico lo desaconseje por tener alguna otra enfermedad, la actividad física es muy beneficiosa para la salud cardiovascular y la salud en general. Fortalece el corazón para que bombee mejor con menos esfuerzo. En función de la edad de la persona y su estado físico, se puede adaptar el tipo de ejercicio que puede practicar. En muchos casos basta con caminar 30 o 40 minutos unas cinco veces a la semana.

Reducir el exceso de peso

La obesidad y el sobrepeso aumentan el riesgo cardiovascular. Una dieta adecuada, mejor si está supervisada por el médico o nutricionista, y la práctica de actividad física son los pilares fundamentales para adelgazar.

Moderar el consumo de alcohol

Lo ideal sería no consumir nada, sobre todo si la persona es fumadora. Sin embargo, algunos estudios consideran que un consumo moderado de vino tinto o cerveza –nunca destilados- es tolerable, pero no más de un par de copas al día.

Reducir el estrés y la ansiedad

Son problemas que, además de aumentar la presión arterial, también incrementan la frecuencia cardiaca, lo cual favorece la aparición de arritmias.

Dormir bien

El sueño y el descanso son básicos para una buena salud cardiovascular, puesto que dormir mal aumenta la presión arterial y la frecuencia cardiaca.

Bibliografía:

Sanitas. Prevención de las enfermedades cardiovasculares

https://www.sanitas.es/sanitas/seguros/es/particulares/biblioteca-de-salud/cardiologia/salud-cardiovascular/prevencion-enfermedades.html

Instituto Nacional del Envejecimiento de Estados Unidos. La salud del corazón y el envejecimiento

https://www.nia.nih.gov/health/salud-corazon-envejecimiento

Sin comentarios
Escribir un comentario
Nombre
E-mail
Website