Feugiat nulla facilisis at vero eros et curt accumsan et iusto odio dignissim qui blandit praesent luptatum zzril.
+ (123) 1800-453-1546
info@example.com

Related Posts

cuidados del mayor postrado en cama

Cuidados del mayor postrado en cama

Debido a enfermedades, traumatismos y otros procesos, las personas mayores se ven obligados a quedar postrados en cama de manera temporal o permanente. Esta situación de inmovilidad comporta un mayor riesgo de complicaciones que afectan a diferentes partes de nuestro organismo.

Complicaciones

  • Alteraciones de la circulación (trombosis venosa, tromboflebitis, embolia pulmonar).
  • Mala ventilación pulmonar (con retención de secreciones y predisposición a infecciones respiratorias).
  • Pérdida de masa muscular que genera atrofia y debilidad.
  • Pérdida de masa ósea.
  • Rigidez de las articulaciones.
  • Aparición de úlceras por presión, también llamadas escaras.

Por lo tanto, el objetivo principal de los cuidados de la persona mayor postrada en cama debe ser prevenir las complicaciones mediante movilización.

Cuidados

Es necesario estimular a la persona encamada a mantener el mayor nivel posible de autonomía durante el mayor tiempo posible, hacer que se sienta útil, y ayudarle a realizar ejercicios físicos, ya sean activos o pasivos, según sus posibilidades.

También es necesario ayudarle a realizar ejercicios respiratorios para mejorar la ventilación y mover las posibles secreciones de sus pulmones.

Para prevenir la formación de úlceras en la piel debe evitarse que pase demasiado tiempo en una misma postura. Lo recomendado es realizar cambios posturales cada 2 o 3 horas. Por la noche, hay que ayudar a la persona a colocarse en una postura cómoda y no despertarla para moverla hasta la mañana siguiente. Además, la persona encamada debe mantener un correcto alineamiento corporal, de forma que el peso quede bien repartido para así evitar dolores musculares por contracciones. También es fundamental vigilar las zonas de apoyo (talones, sacro, tobillos y cadera) e busca de enrojecimientos que puedan convertirse en úlceras.

Por otro lado, es importante que la persona encamada tenga una buena alimentación mediante una dieta equilibrada –la carencia de determinados nutrientes incrementa el riesgo de úlceras- y que beba al menos 1,5 litros de agua o líquidos al día para mantener una adecuada hidratación.

Asimismo, es esencial atender sus necesidades de higiene, manteniendo la piel limpia, seca e hidratada. El aseo corporal ayuda a aliviar el dolor y la rigidez articular, y reduce molestias como el picor ocasionado por la piel seca.

Bibliografía:

Salud Madrid. Guía de recomendaciones al paciente enfermo encamado y con falta de movilidad.

http://www.madrid.org/cs/Satellite?blobcol=urldata&blobheader=application%2Fpdf&blobheadername1=Content-Disposition&blobheadervalue1=filename%3D26_ENFERMO+ENCAM_LowRes.pdf&blobkey=id&blobtable=MungoBlobs&blobwhere=1352883450830&ssbinary=true

Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria. Cuidados en el anciano encamado.

https://www.semfyc.es/wp-content/uploads/2016/07/20_04.pdf

Osakidetza. Guía Básica de Cuidados.

https://www.osakidetza.euskadi.eus/contenidos/informacion/osapa_apoyo_cuidador/es_def/adjuntos/guia_basica_cuidados.pdf