Feugiat nulla facilisis at vero eros et curt accumsan et iusto odio dignissim qui blandit praesent luptatum zzril.
+ (123) 1800-453-1546
info@example.com

Related Posts

900 533 416 Servicio de atención al cliente

Cuidados en invierno de las personas mayores

Los cuidados en invierno de las personas mayores tienen una serie de particularidades únicas. Las épocas de frío afectan a la salud de todas las personas, en mayor medida a los mayores, cuyos problemas de salud pueden verse agravados como consecuencia del descenso de las temperaturas.

Son más susceptibles de sufrir los efectos de las bajas temperaturas porque el paso de los años altera los mecanismos de que dispone nuestro organismo para mantener estable, o dentro de ciertos límites, la temperatura corporal.

Por ello proponemos una serie de recomendaciones para mejorar los cuidados en invierno:

Vacunarse contra la gripe

Es uno de los consejos fundamentales que nos recuerdan cada año las autoridades sanitarias. Aunque en personas jóvenes puede ser leve y pasajera, la gripe puede complicarse en los mayores. La vacuna evita el riesgo de contraerla provoca que sea menos grave en caso de infectarse.

Lavarse las manos

Para evitar la gripe, el resfriado y otras infecciones es esencial mantener unos hábitos de higiene regulares.

Cuidar la alimentación

En invierno se debe seguir una dieta equilibrada que favorezca la producción de energía calorífica, aumentando la ingesta de hidratos de carbono, como arroz, pasta o legumbres, sin olvidar los alimentos con elevado contenido de proteínas, como las carnes o el pescado azul. También hay que comer frutas y verduras de temporada y beber abundantes líquidos, ya sea agua, infusiones o zumos (unos 2 litros diarios), incluso cuando no se tenga sensación de sed.

Acondicionar la temperatura en el hogar

No debe ser nunca inferior a 21 grados. Además, conviene evitar los braseros y las estufas de butano, que además de producir monóxido de carbono pueden causar quemaduras. La calefacción de gas o los radiadores eléctricos son más recomendables.

Llevar ropa adecuada

Debe ser cómoda y es preferible ponerse varias capas al salir. Conviene llevar bien abrigados los pies, las manos y la cabeza.

Realizar actividad física

En invierno apetece menos, pero es esencial hacer algo de ejercicio, como pasear, ya que hace que el cuerpo genere calor. Evidentemente, hay que ser más prudente los días de lluvia, nieve o viento, en los que hay más riesgo de caídas, y salir en las horas del día con más luz y mejor temperatura. Si es preciso, se puede realizar la actividad física en casa.

Salir a la calle

Además de servir para hacer ejercicio, salir de casa también es importante para que los mayores se relacionen con otras personas.

Estar acompañado

Familiares y amigos deben procurar que los mayores no estén solos, ya que el frío puede afectar también a su estado de ánimo. Siempre hay que animarles a que mantengan las relaciones sociales, incluso con mal tiempo.

En definitiva, los cuidados en invierno de las personas mayores deben basarse no solamente en la prevención de problemas de salud sino también en hacer que se sientan acompañados y queridos.

Si quieres profundizar en los cuidados de la piel de los mayores en invierno, te recomendamos la lectura de este artículo.

Bibliografía:

Sanitas. Actividades contra el frío https://www.sanitas.es/sanitas/seguros/es/particulares/biblioteca-de-salud/tercera-edad/habitos-vida-saludable/actividades-frio.html

Sociedad Española de Geriatría y Gerontología. Las personas mayores más vulnerables ante el frío

https://www.segg.es/actualidad-segg/2018/01/09/frio-mayores-recomendaciones

Sin comentarios
Escribir un comentario
Nombre
E-mail
Website