Feugiat nulla facilisis at vero eros et curt accumsan et iusto odio dignissim qui blandit praesent luptatum zzril.
+ (123) 1800-453-1546
info@example.com

Related Posts

dia-mundial-del-ictus

Día Mundial del Ictus: recuperación tras un accidente cerebrovascular

El 29 de octubre se celebra una nueva edición del Día Mundial del Ictus, una jornada dirigida a concienciar a la población sobre esta enfermedad, que también conocemos como accidente cerebrovascular, embolia cerebral, infarto cerebral, etc.

Las secuelas que suele dejar un ictus pueden tener un importante impacto sobre la calidad de vida. Pueden afectar, entre otras cosas, a la movilidad de una parte del cuerpo, impidiendo caminar bien, mantenerse de pie; a la capacidad del habla y a la comprensión del lenguaje, o a la de tragar alimentos y líquidos. Todas ellas dependiendo de la región del cerebro que se haya visto perjudicada.

Para la recuperación tras un ictus es fundamental la rehabilitación, sobre todo durante los primeros 3 a 6 meses para ir ganando autonomía, aunque también hay que subrayar que algunas facultades como el lenguaje, el equilibrio y otras tareas pueden seguir mejorando hasta los 2 años. Naturalmente, la mayor parte del proceso de rehabilitación recae en los médicos y profesionales especializados, y abarca la terapia física, la terapia ocupacional o la logopedia, pero los familiares y cuidadores también pueden hacer mucho para ayudar a la persona a recuperarse.

Unos cuantos consejos

  • Una parte muy importante del cuidado suele ser el que realiza la propia familia. Los familiares son las personas que mejor conocen al paciente y para la recuperación es esencial que la persona mayor afectada se sienta acompañada y querida.
  • Es importante que los familiares y cuidadores se informen preguntando a los profesionales sanitarios sobre cómo proporcionar los cuidados.
  • El cuidador puede ayudar a la persona con su higiene personal, en la ducha, el baño o en la propia cama, si es preciso; así como con el afeitado, hidratación de la piel, cepillado de dientes, etc.
  • Asimismo, puede ser de gran ayuda para vestir y desvestir a la persona afectada si no puede valerse totalmente por sí misma para esta tarea.
  • La ayuda con la alimentación también es en ocasiones una labor fundamental del cuidador, ya sea en la preparación y elección de alimentos saludables como en el proceso de darle de comer, si es necesario.
  • El cuidador también le puede ayudar a mover sus articulaciones cada día y hacer masajes para evitar la rigidez con el fin de mejorar la movilidad.
  • A la hora de comunicarse, hay que hablarle de forma clara y sencilla, mirando a la persona a los ojos, y si puede hablar, aunque sea con dificultad, hay que darle tiempo y no interrumpirla. Si el habla de la persona ha quedado afectada, una pizarra puede servir como soporte para la comunicación.
  • No hay que sobreproteger a la persona afectada por un ictus, sino animarla a realizar cada vez más tareas que pueda asumir y que le sirvan para ir ganando autonomía.
  • A pesar de la situación, conviene que la persona mantenga una vida social. Hay que salir a la calle, relacionarse con otras personas y participar en actividades con más gente.
  • Y, muy importante, no olvidemos que el cuidador también debe cuidar de sí mismo para poder cuidar a los demás.

Bibliografía:

Clínica Universidad de Navarra. La vida tras un ictus

https://www.cun.es/enfermedades-tratamientos/cuidados-casa/vida-tras-ictus

Medline Plus. Recuperación después de un accidente cerebrovascular

https://medlineplus.gov/spanish/ency/article/007419.htm

Sin comentarios
Escribir un comentario
Nombre
E-mail
Website