Feugiat nulla facilisis at vero eros et curt accumsan et iusto odio dignissim qui blandit praesent luptatum zzril.
+ (123) 1800-453-1546
info@example.com

Related Posts

La depresión en personas mayores

Se calcula que la depresión afecta al 10% de los que viven en la comunidad, aunque la proporción es más elevada entre los que viven en residencias o están ingresados en el hospital.

Aunque la depresión es un trastorno que afecta a una proporción importante de personas mayores, no hay que considerarla como algo normal del envejecimiento. Tampoco hay que pensar que experimentar tristeza es siempre sinónimo de estar deprimido, ya que estar triste o abatido es un sentimiento muy natural del ser humano en determinados momentos de la vida.

No obstante, a medida que uno se hace mayor aumentan ciertos factores que favorecen la aparición de este problema. Esos factores pueden ser de tipo social, como por ejemplo la pérdida del estatus que uno ha tenido durante su vida activa, tener menos recursos económicos o estar más apartado de la familia. También son de tipo físico, debido a la aparición de enfermedades asociadas al envejecimiento y a que flaquean las fuerzas, afectando a la capacidad que uno tenía para desarrollar las actividades cotidianas.

Muchas veces es difícil detectar que una persona mayor tiene depresión. Es habitual que muchas traten de ocultar su estado de ánimo por no molestar ni preocupar a sus seres queridos. No quieren ser una carga. También es frecuente que manifiesten su estado quejándose de otro tipo de dolencias, como cansancio, insomnio, malestar general o falta de apetito, que dificultan el diagnóstico incluso al médico.

Por ello, los familiares y cuidadores deben tener en cuenta los siguientes síntomas:

  • Tristeza vital. Es uno de los síntomas más característicos, pero no siempre es evidente. A veces los mayores expresan esa tristeza como aburrimiento, apatía o indiferencia.
  • Anhedonia. La pérdida de ilusión es el síntoma más temprano de depresión y se caracteriza por el desinterés por aquellas cosas que antes eran gratificantes.
  • Angustia. Aparece muchas veces asociada a la depresión como nerviosismo e inquietud, pero también puede manifestarse en forma de otros problemas de salud, como dolor de cabeza, tensión muscular, diarrea, etc.
  • Irritabilidad. Estar enojado es también un síntoma típico de la depresión.
  • Pérdida de las ganas de vivir. Es uno de los pensamientos asociados a cuadros de depresión más graves.
  • Lentitud en el pensamiento. Las reacciones mentales no son tan rápidas como deberían.
  • Problemas para dormir. El insomnio, sobre todo el tardío, caracterizado por un despertar temprano, es la alteración más común en personas mayores con depresión.
  • Falta de apetito. Es también muy habitual y, generalmente, cuanto mayor es esa pérdida de apetito, más grave suele ser la depresión.

Recomendaciones para cuidadores

  • Hay que consultar al médico, quien deberá hacer el diagnóstico y determinar el tratamiento en caso de necesidad. Hay que tener en cuenta que la mayor parte de casos de depresión en mayores pueden curarse con el tratamiento adecuado, ya seacon medicamentos o con terapia.
  • Hay que explicarle que es un problema frecuente, que tiene curación y que suele ser temporal.
  • Hay que estimularle para que coma y tome sus medicinas, así como mantener limpia la casa.
  • Se le debe animar a salir a la calle y pasear.
  • Es necesario hacerle compañía, empatizar y mantener siempre una postura dialogante y flexible.
  • Y, sobre todo, expresar nuestro cariño, respetarlo, escucharle mucho y hacerle sentirse arropado. Sobre todo, que no se sienta solo.

Bibliografía

Offarm. La depresión en el anciano.

https://www.elsevier.es/es-revista-offarm-4-articulo-la-depresion-el-anciano-13111062

Sanitas. Depresión en personas mayores.

https://www.sanitas.es/sanitas/seguros/es/particulares/biblioteca-de-salud/tercera-edad/control-patologias-cronicas/depresion-tercera-edad.html