Feugiat nulla facilisis at vero eros et curt accumsan et iusto odio dignissim qui blandit praesent luptatum zzril.
+ (123) 1800-453-1546
info@example.com

Related Posts

Receta-Vigo-SanitasMayores

Preparando natillas caseras en el Centro Residencial Vigo

En el Centro Residencial Vigo disfrutan a lo largo de la semana de varios postres caseros. Entre los postres favoritos de los mayores están las natillas, un dulce tradicional cuya receta han decidido compartir para que todos puedan degustarlas.

Ingredientes

  • 500 ml de leche (normalmente se utiliza leche entera, pero con leche semidesnatada está igualmente riquísima y cremosa)
  • 1 rama de canela
  • La piel de medio limón
  • 3 yemas de huevo
  • 10 g de maicena
  • 70 g de azúcar
  • 4 u 8 galletas, según si te gusta ponerle a cada ración una galleta en el fondo y otra encima o solo la de arriba
  • Un poco de canela en polvo para decorar

Tiempo

20 minutos, y al menos 4 horas de reposo y enfriado

Elaboración

  1. Quítale la piel al limón pero solo la parte más superficial de forma que no arrastre parte blanca, solo debe ser amarilla. La parte blanca amarga y por eso no nos interesa.
  2. En un cazo a fuego medio pon la leche junto con la rama de canela y la piel del limón. Justo antes de que empiece a hervir (verás que empieza a haber burbujitas pequeñas en la superficie y quizás un poco de tela propio de la leche, o si tienes un termómetro antes de que llegue a 100ºC), retira el cazo del fuego.
  3. Mientras, en un bol pon las yemas de huevo junto con el azúcar y la maicena y bátelo todo con unas varillas. Verás que al principio la mezcla es un poco seca pero si sigues batiendo enérgicamente poco a poco se volverá cremosa y finalmente tendrá un aspecto bastante homogéneo, que es lo que buscamos.
  4. Vierte en el bol la leche infusionada poco a poco y haciéndola pasar por un colador para que se queden en él la piel del limón y la rama de canela. Remueve la mezcla.
  5. De nuevo vierte la mezcla en el cazo que habías utilizado y ponlo a fuego bajo mientras remueves sin parar para que no se te pegue a la vez que se va espesando.
  6. Ten paciencia porque tarda unos minutos. Finalmente verás que se empieza a espesar casi de golpe. Cuando los surcos de las varillas se empiezan a notar, apártala del fuego, ¡ya está lista! En este punto puedes retirarla ya o, si la prefieres más espesa, seguir cocinándola algún minuto más.
  7. Repártela en los moldes o recipientes en los que la vayas a servir, lo más tradicional es servirla en cazuelitas ya sean de barro o de otro tipo, pero si no tienes no pasa nada. Ahora toca poner una galleta en el fondo y otra encima, o solo una o ninguna, dependiendo del gusto de cada uno.
  8. Cuando esté fría puedes introducir los recipientes en la nevera para que repose al menos 4 horas, aunque lo ideal es prepararla de un día para otro y así reposa toda la noche en la nevera.
Sin comentarios
Escribir un comentario
Nombre
E-mail
Website