Feugiat nulla facilisis at vero eros et curt accumsan et iusto odio dignissim qui blandit praesent luptatum zzril.
+ (123) 1800-453-1546
info@example.com

Related Posts

comer-con-menos-sal

Recomendaciones para comer con menos sal

Desde hace tiempo se sabe que consumir demasiada sal aumenta las cifras de presión arterial.  Se trata de un problema importante para las personas mayores si tenemos en cuenta que dos de cada tres presentan hipertensión y que a estas edades representa el principal factor de riesgo de enfermedad cardiovascular.

Por eso es tan importante cumplir adecuadamente con el tratamiento prescrito por el médico, que se basa en medicamentos y en otras medidas, entre las que destaca, precisamente, reducir el consumo de sal. Cuanto más sodio ingerimos –la sal de cocina que solemos utilizar es cloruro de sodio-, más altas son nuestras cifras de presión arterial.

La Organización Mundial de la Salud recomienda disminuir el consumo de sal, que en personas adultas debería ser inferior a 5 gramos al día, una cantidad que equivale a 2 gramos de sodio.

Consejos para reducir el consumo de sal

Aunque de entrada pueda parecer complicado reducir el consumo de sal si uno está acostumbrado a los alimentos sabrosos, proponemos a continuación algunos consejos que pueden facilitar esta tarea:

  • Escoger alimentos frescos, ya que contienen menos cantidad de sodio.
  • Consumir los alimentos que ya vienen preparados, con reducción de sodio o sin sal, como pan, queso, mantequilla, caldo, etc.
  • No echar sal a los alimentos mientras se cocina y dejar que cada persona añada la cantidad que desee en su plato una vez servido.
  • Sazonar la comida con hierbas o especias en lugar de sal.
  • Reducir el consumo de alimentos procesados y escoger los que contienen menos sodio. Muchos de los que compramos en el supermercado contienen importantes cantidades de sal que no sospecharíamos, por lo que hay que fijarse con atención en lo que indica la etiqueta nutricional de cada producto.
  • Lavar las conservas antes de utilizarlas, por ejemplo, las legumbres envasadas, para eliminar el exceso de sal.
  • Usar sal marina, porque debido a que su sabor es más fuerte usaremos menos cantidad.
  • Pedir platos bajos en sal o sin ella en el restaurante. También se puede pedir que nos sirvan la salsa por separado para echarnos la cantidad que deseemos en caso de que sea demasiado salada.

Finalmente, es necesario recordar que no nacemos con gusto por la sal, sino que es algo que adquirimos a lo largo de la vida, y que, al reducir el consumo de sal, nuestro paladar se va adaptando con el tiempo y nuestro gusto por los alimentos salados disminuirá.

Bibliografía:

Organización Mundial de la Salud. Reducir la ingesta de sodio para reducir la tensión arterial y el riesgo de enfermedades cardiovasculares en adultos

https://www.who.int/elena/titles/sodium_cvd_adults/es/

Agencia Española de Consumo Seguridad Alimentaria y Nutrición. Plan de Reducción del Consumo de Sal

http://www.aecosan.msssi.gob.es/AECOSAN/web/nutricion/detalle/plan_consumo_sal.htm

Sociedad Española de Geriatría y Gerontología. Guía de Buena Práctica Clínica. Hipertensión en el Anciano

https://www.segg.es/media/descargas/Acreditacion%20de%20Calidad%20SEGG/CentrosDia/GBPCG%20HTA%20ANCIANO.pdf

Sin comentarios
Escribir un comentario
Nombre
E-mail
Website