Feugiat nulla facilisis at vero eros et curt accumsan et iusto odio dignissim qui blandit praesent luptatum zzril.
+ (123) 1800-453-1546
info@example.com

Related Posts

Recomendaciones para controlar la diabetes en personas mayores

La diabetes es una enfermedad cuya frecuencia aumenta con la edad de la persona. Se calcula que cuatro de cada diez afectados tienen más de 65 años. Uno de los problemas más importantes es que la mitad de ellos no sabe que la padece.

Para los mayores, tener diabetes afecta de manera importante tanto a las funciones físicas como a las mentales. Si se trata de personas que han sido diagnosticadas hace tiempo, lo normal es que tengan un mejor conocimiento de sus problemas y controlen de forma más adecuada sus niveles de glucosa. Sin embargo, cuando se trata de mayores recién diagnosticados, que muchas veces tienen adquiridos unos hábitos alimenticios o un estilo de vida inadecuados o no disponen de los medios y la capacidad para cambiarlos, les resulta más difícil controlar la enfermedad.

El objetivo de este artículo es destacar una serie de recomendaciones dirigidas a personas mayores y a sus cuidadores para tratar de prevenir las complicaciones:

  • Cumplir adecuadamente el tratamiento. Evidentemente, es fundamental tomar los medicamentos recetados por el médico o inyectarse insulina si es necesario para mantener los niveles de azúcar en sangre bajo control. Un mal cumplimiento conlleva a menudo consecuencias negativas.
  • Monitorizar regularmente los niveles de glucosa. Del mismo modo, es esencial conocer los niveles de azúcar en sangre, sobre todo en aquellas personas que necesitan insulina.
  • Controlar otros factores de riesgo cardiovascular. Las enfermedades del corazón son una de las más importantes complicaciones de la diabetes y, por lo tanto, es preciso tener controladas las cifras de hipertensión y de colesterol, cuyos niveles elevados multiplican el riesgo en presencia de diabetes.
  • Seguir una dieta sana. Es uno de los aspectos principales, por lo que es recomendable que la alimentación esté supervisada por un profesional sanitario experto. Se debe reducir el consumo de grasas y de dulces, vigilando de manera especial el aumento de peso.
  • Realizar ejercicio. También es uno de los consejos más eficaces. Ayuda a reducir la grasa corporal, evita la pérdida de masa muscular y ayuda a nuestro cuerpo a metabolizar la glucosa.
  • No fumar. Hay que evitar el tabaco a toda costa. No solamente fomenta la aparición de la diabetes, sino que también es uno de los más importantes factores de riesgo cardiovascular, favorece la aparición del pie diabético y dificulta el control de los niveles de glucosa.
  • Revisar la vista. La retinopatía diabética, las cataratas o las enfermedades de la mácula pueden ser consecuencia de una diabetes mal controlada. En algunos casos pueden conducir a ceguera. Por eso es primordial acudir a revisiones periódicas de la vista para prevenir estos problemas o atajarlos cuanto antes en caso de que aparezcan.
  • Inspeccionar los pies. El llamado pie diabético es otra de las complicaciones que deben controlarse. El daño en los pequeños vasos y en los nervios causado por la diabetes mal controlada provoca ulceraciones o destrucción de los tejidos de las enfermedades inferiores, que si no se detectan a tiempo y se controlan pueden derivar en amputaciones.
  • Revisar el estado de los riñones. La enfermedad renal es otra de las posibles consecuencias, por lo que se recomienda efectuar cada año una revisión del funcionamiento de los riñones, generalmente basada en análisis de orina y de sangre.

Ahora más que nunca, la seguridad de estar en buenas manos https://mayoressanitas.es

Bibliografía

Sociedad Española de Geriatría y Gerontología. Diabetes mellitus

https://www.segg.es/download.asp?file=/tratadogeriatria/PDF/S35-05%2058_III.pdf

Medicina Clínica. Tratamiento de la diabetes tipo 2 en el paciente anciano

https://www.elsevier.es/es-revista-medicina-clinica-2-articulo-tratamiento-diabetes-tipo-2-el-S0025775312008524?code=UAo4PZNeTS57QLBlJ0FXW1h3Vsqza6