Feugiat nulla facilisis at vero eros et curt accumsan et iusto odio dignissim qui blandit praesent luptatum zzril.
+ (123) 1800-453-1546
info@example.com

Related Posts

sindrome cuidador

Salud emocional del familiar cuidador de la persona con Alzheimer

En España son los familiares quienes se hacen cargo del cuidado de la persona con Alzheimer en el 94% de los casos. En tres de cada cuatro, la encargada de esos cuidados es una mujer, que puede ser la esposa, la hija, la nuera u otra persona.

Ejercer de cuidador es una tarea altamente exigente que acaba pasando factura tarde o temprano, tanto desde el punto de vista físico como psicológico, y los problemas se acrecientan a medida que la enfermedad avanza. Entonces surge el denominado síndrome del cuidador.

Se estima que más del 80% de estos cuidadores experimentan elevados niveles de estrés y alrededor de mitad presentan síntomas de depresión y ansiedad, especialmente las mujeres.

Síntomas

De ahí que cada vez adquiera más fuerza la necesidad de “cuidar al cuidador” y que este sepa reconocer cuándo la tarea está afectando a su salud emocional. Estos pueden ser algunos signos de alarma:

– Rechazo
– Cólera
– Aislamiento social
– Ansiedad
– Depresión
– Agotamiento
– Insomnio
– Irritabilidad
– Falta de concentración
– Problemas de salud

Cómo gestionar las emociones

Es importante que los cuidadores no dejen de lado sus propias necesidades y aprendan también a cuidar de sí mismos. Si eres cuidador de una persona con Alzheimer, las siguientes medidas pueden serte de utilidad:

– Conocer los medios o recursos de que dispone tu comunidad, ya sea a través de asociaciones de familiares de pacientes, servicios sociales…
Formarte sobre la enfermedad de Alzheimer y sus técnicas de cuidados.
Solicitar ayuda a familiares, amigos e instituciones. Este apoyo ayuda a atravesar los momentos más difíciles y aprender a gestionarlos.
Cuidar de uno mismo, vigilando la propia dieta, practicando ejercicio y descansando suficientemente. No viene mal permitirse un capricho de vez en cuando si ello ayuda a seguir afrontando la tarea como cuidador.
No aislarte y mantener al menos algunas de las actividades que realizabas hasta entonces. En la medida de lo posible, no hay que abandonar el trabajo fuera de casa ni dejar de lado a las amistades.
– Controlar el nivel de estrés consultando al médico y a través de técnicas de relajación. Si los mecanismos psicológicos de que haces uso para hacer frente a los problemas se ven superados y crees que pierdes el control de la situación, es conveniente buscar ayuda de un profesional.
Aceptar los cambios a medida que ocurran. Los acontecimientos estresantes pueden ser una oportunidad para cambiar y solicitar ayuda de otras personas.
Ser realista sobre lo que uno puede hacer.
Sentirte orgulloso con lo que has conseguido.

Te recomendamos que visites la página web de Sanitas Cuidar Bien, dónde encontrarás consejos, historias reales de otros cuidadores y muchos más recursos especialmente pensados para los cuidadores de personas con Alzheimer y otras demencias.

Bibliografía:

Confederación Española de Alzheimer (CEAFA)

Cuidar bien

 

Sin comentarios
Escribir un comentario
Nombre
E-mail
Website